lunes, 28 de marzo de 2011

ETIOPÍA

Fue como un temblor. Se arrugó el agua de tus ojos rojos.
No comprendí. Resbalaban jabonosas las palabras
en la escalera de tus dientes, muy cerca de tus labios.
Por tu vestido de tierra rojiza trepaba el ámbar
de un alacrán. La muerte se vistió de sed bajo el cielo
azul cobalto y el silencio dibujó tu calavera.

(Del poemario Escorpión)

(Fotografía de un niño etíope enfermo al que se le está viendo morir)

Poema publicado en la revista LA SOMBRA en su nº 14 sobre la enfermedad y el hambre en el tercer mundo. Enlace:
http://lasombradelmembrillo.com/VI/la-sombra-14/alfonso-aguado/

1 comentario:

Ignacio Carcelén dijo...

No demos hambre, si no remedios. Pogamos un poco de paz sobre nuestras cabezas, mis sueños no se alcanzan.